Leches Vegetales: Almacenamiento y Conservación

leches-milky

Las leches vegetales hechas en casa con MioMat generalmente tienen una vida útil más corta que las leches comerciales puesto que no contienen conservantes. La duración depende de varios factores, como la temperatura del ambiente, la higiene durante la preparación y el tipo de leche vegetal que se esté haciendo.

La temperatura juega un papel fundamental pues como ocurre en todos los alimentos, esta puede acelerar el deterioro de nuestras preparaciones. A mayor temperatura y por mayor cantidad de tiempo más rápido se produce la descomposición.

La higiene de los utensilios que utilizamos para preparar y almacenar nuestras leches es también muy importante para prevenir y evitar la contaminación bacteriana, que también acelera la descomposición.

La frescura de las leches variará dependiendo del alimento con que se haga. Las leches altas en contenido graso tienden a durar menos producto de la oxidación de las grasas. Para prevenir esto es muy importante que la leche sea almacenada en una botella con cierre hermético y siempre en el refrigerador. En cambio, las leches hechas a partir de cereales pueden durar un poco más que las de frutos secos e incluso que la de porotos de soya.

Te dejamos a continuación los puntos más importantes a los que poner atención:

Temperatura: La leche vegetal debe mantenerse refrigerada y a una temperatura adecuada. Recomendamos mantenerla a 4 a 5ºC en el refrigerador. Con esta temperatura podemos lograr que  la duración sea de aproximadamente 5 días. Si es más alta va a durar menos tiempo. Cuando el refrigerador está a mayor temperatura, la leche vegetal durará 2 a 3 días.

Almacenamiento: Te recomendamos almacenar tus leches en botellas herméticas de vidrio. Este material no interfiere con el sabor de los alimentos y mantiene la calidad original al no generar interacción química con su contenido.

Agitación: Es importante recordar que, como las leches vegetales hechas en MioMat no llevan ningún tipo de estabilizante, una vez almacenada se producirá de forma natural la decantación en la base de la botella. Es esperable entonces que las leches vegetales de frutos secos y cereales se separen en 2 fases, una más densa abajo y una acuosa arriba. En el caso de la leche de coco esto es diferente pues la fase de abajo es la acuosa y en la fase de arriba se forma una capa de grasa, que es manteca de coco. Dependiendo de la cantidad de esa grasa, será el grosor de esa capa, y al estar refrigerada esa capa se solidificará. Esto es totalmente normal y esperable. Nuestra recomendación siempre es agitar bien antes de consumir.

Olor y sabor: prestar atención a los cambios en el olor y sabor de tus leches hechas en casa. Cuando las sientas un poco ácidas significa que ya se están deteriorando y en ese caso no te recomendamos consumirlas. También puede ocurrir que se sienta un leve picor al probarlas, este es otro indicador de que ha llegado al fin de su vida útil.

Recuerda que estas son pautas generales y la duración exacta de la leche vegetal casera puede variar según las condiciones de almacenamiento y la calidad de los ingredientes utilizados. Siempre confía en tus sentidos (olor y sabor) para determinar si la leche vegetal sigue siendo segura para consumir.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest

¿Que te pareció este articulo?

Tus comentarios son importantes para traer mas contenido relevante que te pueda ayudar a llevar una vida sana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados